Intensidad

Imperceptible, el destino va trabajando siempre afanosamente para no dejar puntos sueltos. Devanando con sumo cuidado el ovillo que un día la vida se encargará de tejer.
En ese entramado tejido multicolor, el día menos pensado, esos hilos empezaron a tejerse porque el destino ya había trazado de antemano la sentencia para que el amor pudiera entrar. Disipando la razón y la duda de todas las cosas para que, pasionalmente, el amor se entremezclase en una única gama de color.
Y en el momento menos pensado… sus miradas destellantes se cruzaron, sin siquiera pertenecerse.
Huidiza ella rehusó volver a verlo. Intuyó que la caricia con que miraban esos ojos ajenos delataban la presencia del amor.
Sintiéndose avasallada, perdió su escudo. Insegura, se quedó.
Alzándose de la butaca, ayudada de la mano de quien la había desposado, abandonó el recinto de la fiesta.
Aquella noche, en su lecho de casada, deseó con todas sus fuerzas no volver a verlo. Sabía que estaba condenada a sufrir por un amor imposible.
Vedada había quedado su pasión cuando la casaron con otro.
En el silencio de sus sueños, esa noche le llegaban recuerdos del pasado. De aquel momento encantado en que él la había abrazado con ternura.
O aquella otra vez que, estando distraída, él le había robado un beso del color más lindo que aún no había visto. Cuán lejano distaba de ser su mundo de ahora, de aquel que la había enamorado perdidamente.
Qué destino cruel la marcaba con el peor de los castigos, con un mundo vacío, rutinario, donde los besos eran meras formas costumbristas, donde los abrazos no se hacían sentir, eran huecos, fríos y lejanos.
El destino entretejía fervorosamente día y noche a la espera de poderse consumar…
…entonces, una noche, él la recibió con sus brazos cálidos abiertos. Ella se dejó mecer en ese refugio de paz que solo se interrumpía cuando las palabras se convertían en susurros porque los besos apasionados las ahogaban.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.