Muchedumbre

Mujeres, hombres, niños y viejos marchan todos como poseídos por algo mágico. No los une una idea, ni un temor, ni un objetivo concreto. Los une un sentimiento. Los une una pasión que no logran entender muy bien. Juntos, vivirán la luz del día. Juntos, pasaran la negrura de la noche.
No hay llave que abra sus corazones. Es un enorme e indescifrable misterio lo que encierran esas mentes apasionadas.
Tal vez, les espere una trampa terrible. Tal vez, un destino sin retorno. Tal vez, todo es solo un juego de los Dioses que se entretienen enloqueciendo a los humanos con mundos de fantasía. Esos ladinos se divierten; solo ellos saben el final que le espera a esa muchedumbre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.