La inyección

No soy adicta, pero la necesito.
Cuando su efecto se va perdiendo, diluyéndose e incorporándose a mi ser, nace en mi interior el hambre de una nueva experiencia.
Inicio entonces un período de búsqueda de nuevas realidades y recorro el camino de la selección.
Son mi corazón y mi mente las que deciden donde encontrarlas. Mi vida entera se involucra, inciden antepasados, sueños, lecturas y vivencias miles para tomar la decisión e iniciar el trayecto.
A medida que se transita, desde el inicio todo se revuelve y la mente se aleja de la realidad permitiéndose volar a otras épocas, tener vivencias históricas, sentir que vivís otras vidas, soltar las amarras y los momentos mágicos suceden.
Golosa, aprovechás cada minuto y lo grabás para siempre, te acercás a héroes y villanos, a pueblos, mitos, leyendas y artistas.
Permitís que la emoción te inunde. El cuerpo se agota.
Sentís entonces que debés volver a tu lugar en el mundo.
Has tenido la dicha de recibir una inyección de vida. Ahora a saborear sus efectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.