La venganza

Iba a un colegio de niñas. El grupo se mantuvo igual, salvo algunas excepciones, desde primero de escuela hasta cuarto de liceo. Después se dispersaron.
Durante esos años cada una fue buscando, de acuerdo a sus afinidades, admiración o rechazo sus preferencias y se formaron cuatro o cinco núcleos. Algunos totalmente independientes no se mentían con nadie. Otros eran antagónicos y así lo demostraban en todas las oportunidades posibles. A tan temprana edad no se es consciente de las heridas que producen actos gratuitos pero el persistente enfrentamiento entre la dulce niña linda aristocrática y graciosa y la brillante inteligencia de una fealdad desabrida, crea una herida que se vuelve incurable y lo infecta todo.
Terminó el liceo y la vida esparció la juventud entre la sociedad y de la infección nació el inconsciente encono dirigido hacia todo lo que ambas representaban. Aunque la niña fea se convirtió en una mujer interesante siempre se sintió menos que los demás y su compañera quedó en ama de casa sin brillo pero con una vida conforme con su persona.
Así crecieron y formaron sus familias. Llegó el día en que la Dra. Profesora Adjunta de la Cátedra de Derecho vio en la lista de alumnos ese apellido nunca olvidado y averiguó quien era para confirmar el origen que iba a ser su fin.
La oportunidad de una venganza había llegado y decidió ejecutarla despacio y con saña. Lo estudió detenidamente y encontró sus lados flacos. Los hizo notar a los catedráticos e inició el proceso de aniquilamiento. Siempre se puede. Jugó con él como el gato con el ratón. Le fue minando la seguridad y la autoestima, haciéndolo objeto de burlas, dejándolo en blanco hasta que ese joven risueño se volvió taciturno, de erguido en encorvado y con manos temblorosas. Le aplastó la vida. Era el hijo mayor y el único varón, orgullo de la familia y sin siquiera saber la causa lloraron su destrucción, solo quedó una sombra que amargó a su madre el resto de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.