La isla

Se instala en el pecho el dolor del miedo.

El futuro incierto ahoga.

Cruzan por tu mente fantasmas malignos

que, lentamente,

borran la sonrisa de tu boca

De nada sirve el paraíso

que la naturaleza regala

a manos llenas

si la opresión te corta, te mutila

te quita lo más preciado:

la libertad y la paz del alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.