Cosecha perdida

Salió de las entrañas más profundas de su ser

para volver a explotar en un titánico grito,

 

Hundió las lágrimas en  mancillada paciencia

y desgarró el alma hasta volverla jirones

 

Enterró sus manos en la tierra seca

hasta quebrar sus uñas en la estéril vegetación

 

Y así…

quedó durante largo rato

inmutable

ante el paso del tiempo

 

Secó su rostro mugriento de lágrimas y barro,

Irguió el cuerpo vencido,

Colocó su sombrero de paja gastado

suspiró resignación

Siguió caminando

seguro…

sin mirar atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.