Un día de trabajo

Al salir de su casa en la mañana había un coche negro estacionado en la puerta. Ya lo había visto antes desde su casa, mientras se preparaba para otra jornada de su extenuante trabajo. De nuevo llegaría tarde. Cuando transitaba el camino que separaba su hogar de la calle, vio como una de las ventanillas del vehículo se bajaba. En su interior dos misteriosos hombres vestidos con trajes oscuros y lentes de sol lo miraron. Él los vio a ellos. Sintió cierto escalofrío que le recorrió el cuerpo. El hombre que estaba en el asiento del acompañante lo llamó. Con más dudas que certezas, se acercó hasta allí. Inmediatamente, la reconoció. Quizás por su pálido rostro. Tal vez por el aire gélido que la rodeaba. Aún, cuando viniera con chofer y vestida de hombre, la muerte, la parca, la dama fría, la de mil nombres y un millón de disfraces poco podía hacer para calmar la impresión que le causó a aquel hombre ansioso de vivir.
—Es la hora— le escuchó decir, a la vez que sintió como su huesuda mano con fuerza lo tomaba del brazo.
El corazón se le aceleró. Las piernas se aflojaron. Los nervios se apropiaron de todo su cuerpo haciéndosele nudo en el estómago y la garganta. Sus temblorosas palabras en un desesperado intento argumentaron pidiendo por un plazo extra manifestando asuntos pendientes.
—No hay tiempo— le escuchó decir esta vez.
Las palabras eran categóricas, implacables y también serenas.
—Quizás podamos negociarlo— dijo él casi implorando a la vez que hacía fuerza por soltarse de aquellos dedos que lo atenazaban.
—Es mi trabajo y no puedo tranzar. Debes aceptarlo. Así fue pactado.
El hombre apeló a sus últimas fuerzas y, en un rápido movimiento casi marcial, consiguió por fin liberarse….
Según afirman algunos testigos, el propio acompañante del camionero aún blanco del susto expresó: “Aquel hombre salió de atrás de un auto y sin mirar intentó cruzar la calle a toda prisa”.

One thought on “Un día de trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.