Sabrosos Delirios

De las memorias del Amor muchas son las historias que se recogen. A veces dulces, otras veces saladas. Finales picantes, gustosos y de los otros…

En América Latina, allá por el siglo XVII sucedió una de estas historias. Hay quienes dicen que más precisamente fue en el Río de la Plata. Mucho se ha discutido sobre eso y la verdad que ya poco importa, se perdió entre los recuerdos del tiempo.

Tanto ella como él eran seres de mundo. Hacía un largo tiempo que se conocían. Puede que todo haya empezado una tarde de invierno junto a los leños de la estufa o posiblemente fue en uno de esos días de primavera en algún rincón de estas queridas tierras. Su relación fue un poco más allá. Quizás vieron el cortejo de las palomas, o tal vez se enternecieron por las flores que entregaban su polen al viento para transportar su amor. Hay quienes piensan que fueron los coloridos guiños con que el Sol, a través del mar, saluda a la Tierra en cada amanecer o atardecer los que propiciaron este encuentro. Lo cierto es que alimentados por el fuego, por la pasión, por el saberse el uno para el otro, entregaron sus cuerpos y unieron sus almas. Se fundieron en el amor y en la locura de la cual ya no habría retorno. Ella vestía el color de la pureza, él tenía una gran dulzura. Fueron varias las vueltas enredados en su delirio, en el goce, en el entusiasmo y el frenesí. No se detuvieron sino hasta sentir que su unión tomaba una nueva forma, más firme como para adaptarse a las circunstancias pero, sin ser tan solida que se resquebrajara frente a los golpes de la vida. A partir de este encuentro, nació un hijo a quien en diferentes lugares le han llamado de diversas formas. Ariquipe, manjar blanco o dulce de leche por estos lados. En su enardecida lujuria, Cupido los flechó por la eternidad y, junto a ellos, a casi todos los que alguna vez gustamos de su dulzura y, cuchara en mano, recorremos el tarro enredados en el delirio, en el goce, en el entusiasmo y el frenesí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.