Alma Gitana

Con esas tus manos,
Moro aceitunado,
me has embrujado.
Con esas, tus manos,
mi cuerpo has delineado.
Con esas, tus manos,
poco importa perderme
mientras ellas me guíen.
Quiero que tus manos
acaricien mi cuerpo al despertar.
Quiero que tus manos
sacien mi cuerpo al anochecer.
Quiero que, con ellas,
seques mis lágrimas.
Quiero que, con ellas,
palpes mi sonrisa.
Déjate llevar por el lazarillo de tus manos,
para que ellas descubran, antes que tú,
todo mi ser.
Quiero que entrelaces tu mano junto a la mía,
y, así, poder sentirme dichosa.
Quiero que, con ellas,
recorras el sendero de mi cuerpo,
y que, a cada paso que tus huellas den,
me hagan sentir en el paraíso.
Para qué quiero yo
que me lean las líneas de mi mano,
si ya encontré mi destino trazado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.