Buscamos

Hoy encontré una carta. Creo que habla de mí. Estoy…no sé…una mezcla de feliz, asombrada, triste, perpleja… Es extraño, muy extraño…me siento rara…
Lucía trabaja en la Biblioteca Nacional, investigadora y profesora de Historia, su pasión es la poesía y la música.
Esa tarde buscó, como tantas otras, un libro de poesías de Idea Vilariño. Es una de sus preferidas y el poema Buscamos le produce siempre una sensación de incomodidad y deseo.

“Buscamos
cada noche
con esfuerzo
entre tierras pesadas y asfixiantes
ese liviano pájaro de luz
que arde y se nos escapa
en un gemido.”

Para su sorpresa encontró dentro una carta…

“Si lees esto algún día, y pongo toda mi fe para que así sea, será porque te has salvado y yo no estaré vivo. Me llamo Juan Alfonso Mernie. Toda mi vida fui escritor, poeta y músico.Nos unimos al Movimiento desde los primeros tiempos con mi esposa Sandra Castellar. Ahora estamos “desencontrados” y sabiendo que nos están buscando para matarnos. Ya hace un tiempo que no veo tu hermosa carita y te extraño con toda mi alma. Sofía, así te llamamos en honor a tu abuela materna. Naciste en una época difícil y probablemente no llegues a saber de mi o de tu madre, pero igualmente quiero contarte mi verdad. Creo que el futuro de alguna manera nos buscará. Tu madre también es escritora y poeta, así que ya ves estabas sentenciada a leer este libro que ahora tienes en tus manos…” Y en ese momento Lucía dejó caer el libro…asombrada y conmovida por lo que leía. Reaccionó, tomo fuerzas y volvió a él…”y eso querida hija es mi esperanza y mi venganza por nuestra innecesaria muerte. De nacimiento tienes una marca en la rodilla derecha, una especie de flor pequeña que llena el hoyuelo externo…y desde chiquita sufres de los bronquios…”… “Hoy me vinieron a buscar y apenas pude escapar, me refugie en la Biblioteca que es mi segundo o tal vez mi primer hogar. Decidí escribirte, mi corazón me dice que algún día vendrás a leer este libro de poemas, que tanto gusta a tu madre y a mí. Busca…busca y encuéntrate”.

Y decidió buscar, sin que nadie supiera. Comenzó por indagar quiénes fueron o son Juan Alfonso Mernie y Sandra Castellar. Juan había sido detenido y muerto en la cárcel a causa de las torturas. Sandra era una poetisa consumada que usaba el apodo de Sofía Mernie, seguramente por su hija perdida. Lucía había leído lo poco que había publicado de ella, la consideraba de una exquisita sensibilidad y profundidad. Y la buscó…se verían en su casa, no le adelantó nada, quería ver primero…no estaba segura, ni sabía bien que hacer.
Sandra la recibió con su habitual cordialidad y dulzura, después de todo Lucía venía a hacerle una entrevista sobre su vida y su obra.
-Quería darle las gracias por recibirme y por dedicarme su tiempo.
-Me llamó la atención que se interesará por mí. No soy conocida.
-Leí un libro de poemas suyos y me pareció exquisito y me pregunté ¿de dónde sale tanta sensibilidad? Y pensé, esta mujer debe de haber tenido una vida dura.
-Si estuve presa muchos años durante la dictadura, perdí a mi esposo y a mi hija. No tengo a nadie en el mundo…la soledad ha sido mi maestra.
-¿Su esposo e hija fallecieron?
-Mi esposo murió estando preso, lo mataron en una sesión de torturas. De mi hija nunca supe. Cuando me liberaron dedique años a buscarla y un día comprendí que debía seguir con mi vida, no he perdido la esperanza de saber de ella, pero ya no tengo la confianza de antes.
-Cuénteme de su esposo, ¿qué hacía?
-Un gran escritor y músico. Era un hombre sensible y humano, nos amaba profundamente, siempre recordaré su cara el día que nos separamos para huir y proteger nuestra vida y la de nuestra hija Sofía.
-¿Recuerda su letra?
-¡Claro como no me voy acordar! ¿Por qué pregunta?
-Tengo una carta que quiero que vea. Y le mostró la que había encontrado dentro del libro de poemas.
-Es de Juan…y comenzó a llorar de emoción y mientras leía reía y seguía llorando.
Con lágrimas en los ojos Lucía tomó las manos de Sandra.

La miro con mucha ternura y dejó que su rodilla desnuda fuera encontrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.